La física del RGB y el CMYK

Existen dos tipos de personas. Los que dicen que la luz blanca es la suma de todos los colores y los que dicen que no es ningún color.  Por suerte o desgracia los dos grupos tienen razón…pero están hablando de cosas distintas. No es lo mismo hablar de luz blanca que de un objeto blanco.

foto3web

La luz blanca que nos llega del sol es una mezcla de todos los colores posibles, más exactamente de todas las longitudes de onda posibles. Como la evolución humana ha estado ligada siempre a esta luz, la consideramos como neutra, y llamamos “blanco” a la luz sin un color específico.

En el siglo XVII Sir Isaac Newton descompuso un rayo de luz en los colores del arco iris haciéndolo pasar por un prisma triangular. Para comprobar que realmente esos colores estaban presentes en la luz solar, proyecto dos de esos arco iris en una pared y observó que se combinaban para formar luz blanca.

Newton puso nombre a esos 7 colores que formaban el arco iris: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta. A día de hoy no hay nadie que me sepa decir que color es ese tal añil. (debe estar en la categoría de los “rosa palo” o el “melocotón almibarado”)

Bromas aparte… realmente no hay solamente 7 colores, el espectro de color es infinito y abarca también los que el ojo humano no ve o no puede distinguir. Bajo la palabra “rojo” existe un amplia gama de tonos de color “rojo”, y hay gente que puede distinguir más tonos que otros. Aproximadamente un ojo humano puede distinguir 350.000 tonos de color, al menos eso dicen, no seré yo quien lo cuente.

A diferencia de lo que sucede con la luz, un objeto “blanco” es blanco porque cuando la luz llega a él, refleja todos esos millones de colores de forma homogénea y son captados por nuestros ojos. Las moléculas que componen el objeto no absorben luz visible y nos devuelven el mismo “color” que les llega, el que nosotros entendemos por “blanco”.

Los objetos que sí vemos con color, están absorbiendo y reteniendo selectivamente algunos colores de la luz solar y reflejan otros componiendo una mezcla alterada.

Imaginar un objeto de color blanco y rojo iluminado con un foco de luz de color roja. Parecerá que todo el objeto es rojo, pues la única luz que puede reflejar es roja. La parte blanca refleja toda la luz que le llega, como la luz es roja, refleja roja. La parte roja absorbe todo el espectro excepto el rojo, por lo tanto también reflejará rojo.

Si ahora iluminamos con un foco de luz blanca, la parte roja seguirá siendo roja, porque la naturaleza de su tinte tiene la propiedad de absorber todos los colores excepto el rojo. Pero la camisa se mantendrá blanca, pues no absorbe ningún color del foco, devuelve todo el espectro de luz, en ese caso blanco.

Por eso en salas de exposiciones (aunque algunas no lo quieran ver, y no miro a nadie) hay que usar luces blancas para no “tintar” los colores, y sobretodo los blancos, y en las carnicerías usan luces mas rojas para que la carne sea mas apetecible.

De pequeños nos decían en clase de dibujo que los tres colores primarios a partir de los cuales podíamos sacar todos el resto eran: Rojo, amarillo y azul

foto2web

Juntando rojo y amarillo tenemos naranja, juntando azul y amarillo obtenemos verde…

Sin embargo en clase de ciencias nos decían que los colores primarios eran el rojo el verde y el azul. ¿Ahora quien tiene razón aquí?

Pues pasa algo parecido a lo de antes, que cada uno piensa en el color de forma distinta.

Los científicos interpretan el color como luz de diferente longitud de onda, mientras que los artistas piensan en color como un conjunto de pinturas y tintes.

Por lo tanto tenemos colores primarios de la luz y colores primarios de los pigmentos. O más concretamente llamados colores aditivos y colores sustractivos respectivamente.

Una luz coloreada está compuesta de una mezcla de ondas de luz de varias longitudes. Debido al funcionamiento de nuestros ojos, las luces de longitud de onda azul, verde y roja contienen todas las longitudes de onda necesarias para ser mezcladas y producir cualquier color. Por eso el azul, verde y rojo (RGB, Red, green, blue) son los colores primarios de la luz.

Por contra un objeto coloreado presenta un color determinado debido a las longitudes de onda que no absorbe de la luz que le llega. O sea, absorbe determinadas longitudes de onda de la luz y refleja el resto con el color que vemos. Mezclando pigmentos azul, amarillo y rojo podemos crear otros pigmentos capaces de absorber cualquier combinación de longitudes de onda. Por eso los colores rojo, amarillo y azul se consideran los colores primarios para mezclar pinturas. Si afinamos un poco más diremos que los colores que realmente son mejores absorbiendo el rojo, el verde y el azul (RGB), a los que mas sensibles son nuestros conos visuales, son el amarillo, un rojo púrpura llamado magenta y un azul verdoso llamado cyan. (CMY) Estos son los tres verdaderos colores primarios sustractivos que se usan para obtener colores de tintes, pinturas, etc..

El K (negro) se añade para mejorar la densidad de la sombra. Si queremos imprimir algo negro con nuestra impresora, sólo con los cartuchos de color, sale un gris oscuro, pero no negro.

El sistema basado en la luz se llama aditivo porque diferentes combinaciones de longitudes de onda se suman entre ellas para producir distintos colores de luz. El sistema basado en pigmentos se llama sustractivo porque diferentes combinaciones de longitudes de onda son absorbidas de la luz para producir distintos colores de pinturas o tintes.

foto1web

El ojo humano funciona con el principio aditivo. Tiene tres tipos de células sensibles al color en la retina, llamadas conos. Cada una es muy sensible a la luz azul, otra al verde y otra a la luz roja. Nuestra percepción de los colores depende de los grados relativos de estimulación de esos tres tipos de células por la luz que nos llega. El cerebro los suma para producir sensaciones de varios colores. Nuestros ojos sólo reaccionan a estimulaciones de estos tres receptores del color, así que sólo necesitamos estos tres para producir todos los tonos distinguibles por el ser humano.

¿Entonces, por ejemplo como podemos ver el color púrpura si sólo reaccionamos ante tres colores? Porque estos conos no son sensibles exclusivamente a un color. Cada uno también es sensible en menor grado a los otros dos colores. Por ejemplo una luz amarilla, estimula tanto a células sensibles al verde como al rojo, y eso nuestro cerebro lo interpreta como amarillo.

Y  lo dejamos aquí porque el cerebro es caso aparte… sobre todo el mío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s